sábado, 10 de octubre de 2009

HEMOSTASIA


Hemostasia o hemostasis es el conjunto de mecanismos aptos para detener los procesos hemorrágicos, en otras palabras, es la capacidad que tiene un organismo de hacer que la sangre permanezca en los vasos sanguíneos. La hemostasia permite que la sangre circule libremente por los vasos y cuando una de estas estructuras se ve dañada, permite la formación de coágulos para detener la hemorragia, posteriormente reparar el daño y finalmente disolver el coágulo

Mecanismos
Los mecanismos de los que consta la hemostasis en la sangre son:



Vasoconstricción: respuesta inmediata (producida por el SN Simpático y por una serie de sustancias liberadas por las plaquetas, tales como: adrenalina, tromboxano y la serotonina) a un daño del vaso sanguíneo, desencadenando un espasmo vascular que disminuye el diámetro del vaso y retrasa la hemorragia.





Hemostasia primaria: Es el proceso de formación del "tapón hemostático primario" o "tapón plaquetario", iniciado segundos después del traumatismo vascular. El tapón se forma porque los trombocitos se adhieren fuertemente al colágeno libre del vaso sanguíneo dañado, esto desencadena la liberación de múltiples sustancias químicas, como el ADP, el que aumenta la agregación de las plaquetas permitiendo una mayor unión entre estos elementos figurados, al cabo del proceso el tapón, ya está formado.



Hemostasia secundaria: Comúnmente llamada coagulación. Consiste en la formación de un conglomerado de una proteína llamada fibrina que estabiliza el tapón plaquetario. Cuando se altera suelen aparecer hemorragias tardías, muchas veces en forma de hematomas (colecciones de sangre) en músculos o articulaciones.
Fibrinólisis: Produce la desintegración del coágulo sanguíneo.


Trastornos y enfermedades
Enfermedades relacionadas con alguno de los mecanismos de la hemostasia:



es una coloración causada por el sangrado superficial dentro de la piel o de las membranas mucosas como la boca, debido a la ruptura de vasos sanguíneos como consecuencia de haber sufrido algún golpe contuso, el tipo más leve de traumatismo. También pueden ser causados por diátesis hemorrágica. Popularmente el hematoma es también conocido como cardenal o moretón por la coloración que adquiere la piel en la zona afectada. La equimosis es un tipo leve de hematoma.


Clasificación
Las equimosis se suelen categorizar de acuerdo con la intensidad del golpe que causó el derrame subcutáneo.
La equimosis propiamente dicha, llamada también cardenal, en el que la sangre se infiltra en los tejidos en forma superficial.
Equimoma, que se diferencia de la equimosis traidicional por ser de mucha mayor extensión de área.
Sugilación o equimosis de succión o amorosis, cuya forma ovalada reproduce aproximadamente el orificio bucal.



Un hematoma es una acumulación de sangre, causado por la rotura de vasos capilares, que aparece generalmente como respuesta corporal resultante de un golpe, una contusión o una magulladura. También es conocido popularmente como cardenal o moretón. Un hematoma adquiere en la zona afectada un color azulado o violáceo al cabo de unos diez minutos, y desaparece de forma natural

Tipos de hematomas
Normalmente los hematomas se clasifican en 3 grupos según sea la zona afectada y la gravedad del hematoma:
Subcutáneo: cuando se localiza debajo de la piel. Es el más leve.
Intramuscular: dentro de la parte protuberante del músculo subyacente. Puede afectar a órganos internos.
Perióstico: cuando el golpe ha afectado a algún hueso. Es el hematoma más grave y doloroso.





Tipos de trombosis
Las trombosis pueden clasificarse según el nivel de oclusión que alcanzan y el lugar en el que se originan.
Según el grado de oclusión, podemos diferenciar entre trombos ocluyentes y murales. Los primeros son aquellos en los que el vaso queda completamente obstruido por la afección, mientras que en los murales, el resultado es una obstrucción parcial.
Dependiendo de la ubicación, las trombosis se clasifican según tres tipos: por precipitación, hialina o por coagulación.
- Trombosis por precipitación: producida principalmente en arterias o el corazón, se deben principalmente al desprendimiento de plaquetas. Son principalmente de carácter mural.
- Trombosis hialina: producida en vénulas o capilares. Suelen ser provocadas por el desprendimiento de plaquetas y fibrinas.
- Trombosis por coagulación: producida en las venas suelen ser de naturaleza oclusiva y deberse a una mezcla de plaquetas y fibrinas, apareciendo estas últimas en una mayor proporción que las primeras.
Esta situación es de extrema gravedad, pues el territorio más allá del trombo deja de recibir irrigación sanguínea, produciéndose inicialmente isquemia y luego muerte de las estructuras. Se puede producir la parálisis de los músculos si se encuentran en El trombo que se ubica en una vena. Dependiendo de la ubicación de la vena estas trombosis pueden ser graves (trombosis del seno cavernoso), de mediana gravedad (trombosis venosa profunda) o leves tromboflebitis superficial.


La hemofilia es una enfermedad genética ligada al cromosoma X que consiste en la dificultad de la sangre para coagularse adecuadamente. Se caracteriza por la aparición de hemorragias internas y externas debido a la deficiencia parcial de una proteína coagulante denominada globulina antihemofílica (factor de coagulación).
Cuando hay carencia o déficit de algún factor de coagulación, la sangre tarda más tiempo en formar el coágulo y, aunque llegue a formarse, no es consistente y no se forma un buen tapón para detener la hemorragia, por tanto, en los hemofílicos graves, incluso pequeñas heridas pueden originar abundantes y hasta mortales pérdidas de sangre. La agregación plaquetaria no está alterada en los hemofílicos (el tiempo de sangrado de Ivy es normal). También es patognomónico el hemartrosis (sangrado interno de las articulaciones), pues en ellas no se encuentra factor tisular, que es el desencadenante de la vía extrínseca de la coagulación, la única funcionante en hemofílicos.
Hay tres variedades de hemofilia: la hemofilia A, cuando hay un déficit del factor VIII de coagulación, la hemofilia B, cuando hay un déficit del factor IX de coagulación, y la C, que es el déficit del factor XI.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada